28 de junio de 2015


Ayer fue el Pride Barcelona 2015. Que yo recuerde siempre he visto en las noticias, por estas fechas, reportajes sobre esta “fiesta”, mucha gente, mucha bandera multicolor, buen ambiente, música, alcohol… Con los años, fui sabiendo que esta “fiesta” no era sólo fiesta, sino que incluía una manifestación para hacer visible, por un día, la lucha diaria de los colectivos homosexuales. Siempre había querido ir, porque me considero una persona que lucha por la visibilidad de los homosexuales en la medida que puedo y ayer tuve la oportunidad de ir.

Sinceramente, con todo lo que había visto en las noticias durante estos años me lo esperaba mucho peor. Más fiesta, más alcohol, más locura y desmadre. Pero fue al contrario, no me decepcionó para nada. No podía contener la emoción cuando cuatro personas sostenían una pancarta que decía “ASOCIACIÓN DE MADRES Y PADRES DE GAYS, LESBIANAS, BISEXUALES Y TRANSEXUALES. ORGULLOSOS DE NUESTROS HIJOS” y al pasar por delante de nosotras la música quedó en un segundo plano cuando todos los que estaban allí se pusieron a aplaudirles. Y aún más sentido fue el aplauso y la ovación que se llevaron los que portaban la pancarta que exclamaba “LAS FAMILIAS LESBIANAS Y GAYS EXISTIMOS”, encabezada por un niño que no tendría más de ocho años tocando su tambor de juguete. Feliz. Este año el lema era STOP BULLYING, ya que pese a la aprobación de la Ley contra la LGTBfobia se siguen dando muchos casos de acoso escolar sobre la comunidad gay.


El día del orgullo, el Pride, es mucho más que una fiesta, ante todo recordamos a los que hace más de cuarenta años decidieron arriesgarse y luchar en Stonewall. Y seguimos luchando, reivindicando que seamos tratados por igual, que tengamos los mismos derechos que las personas heterosexuales, que no nos sintamos intimidados, observados o despreciados cuando simplemente caminas de la mano con tu pareja. Somos homosexuales, sí. Pero también somos muchas más cosas. Somos estudiantes, amas de casa, policías, médicos, profesores, bailarines, futbolistas, somos gentes joven, mayor, compartimos nuestras vidas con otra persona, tenemos hijos, los llevamos al cine, los queremos, nos casamos, nos divorciamos. ¿Igual que tú, verdad? 


Siinpensar!


No hay comentarios:

Publicar un comentario